Veganismo no es vegetarianismo

El vegetarianismo causa víctimas

Estas ilustraciones representan cuáles son las víctimas que distinguen a un vegetariano y de un vegano. Un vegetariano participa en la explotación por leche, miel y huevos.

Una diferencia ética e histórica

El veganismo es un principio ético definido por Leslie Cross y Donald Watson en 1951, quienes se escindieron de la Unión Vegetariana Internacional porque éstos no consideraban aspectos éticos. El veganismo cuenta con dos preceptos:

1) Rechazar la explotación (uso como recurso) de los animales no humanos.

2) Liberarlos de la dominación por parte de nuestra especie.

Cualquier otra definición que no se base en estos puntos está obviando el fundamento de estos dos pensadores. La veracidad no se halla en la Wikipedia ni en las opiniones mayoritarias; sino en las obras y explicaciones aportadas por sus autores. Así sucede con todos los movimientos o doctrinas políticas y el veganismo no tiene por qué funcionar de manera diferente en este sentido.

El vegetarianismo, desde su creación en 1847 hasta hoy, es una dieta que rechaza los tejidos de procedencia animal pero acepta sus secreciones, como los lácteos, huevos y miel.

Hipocresía, desconocimiento e incomprensión

Cuando los veganos señalamos las diferencias entre veganismo y vegetarianismo siempre aparecen individuos ofendidos porque se dejan llevar por sus sentimientos encontrados en lugar de reflexionar sobre el mensaje de la publicación. Hay gente que percibe la imagen superior y nuestras explicaciones como poco menos que un insulto y parecen disfrutar atacándonos al mismo tiempo que se victimizan. Tales reaccionismos se basan en esgrimir una serie de falacias y descalificativos que vuelven imposible un diálogo formal y cortés. A continuación iré plasmando contestaciones habituales para responder cada punto de este tema:

«Faltar al respeto»

Este tipo de falacias de falso ad hominem acontecen por una confusión entre personas e ideas. El respeto se refiere a la integridad de los individuos; no a sus acciones o creencias. Criticar o mostrar los actos injustos de un colectivo no es una falta de respeto en tanto que no atenta contra su integridad. La práctica del vegetarianismo sí es contraria al respeto hacia los demás animales debido a su participación en la explotación animal. Además, las amenazas plasman despotismo e indiferencia hacia ellas.

«No como animales»

Qué extremista es esta imagen vegana

En dicha ilustración figuran las víctimas de la explotación por leche, miel y huevos. Todo quien consuma tales productos es directamente responsable de tales hechos y eso se denuncia. Para ser justos debemos rechazar toda forma de explotación animal (uso como recurso) de la misma manera en que todos nos oponemos a la explotación humana. Ésta es la realidad, guste o no guste.

«Todos empezaron como vegetarianos»

Muchos no comenzamos como vegetarianos, un vegetariano no tiene por qué ser un potencial vegano. El vegetarianismo no es un paso hacia los Derechos Animales al igual que asesinar «un poco» no nos conduce a los Derechos Humanos. El vegetarianismo no se considera a sí mismo como «un paso» al veganismo. Eso es una interpretación subjetiva. Estamos de acuerdo en que debemos facilitar el paso a paso. ¡¡¡Eso hacemos todos los días!!! No se critica que la gente necesite una transición al veganismo de forma progresiva; sino el estancamiento y sus justificaciones absurdas. Se puede empezar por eliminar los lácteos, los huevos o la miel. No es imprescindible comenzar por la carne; lo cual muestra un enorme componente cultural.

A la usuaria le falta de información objetiva. Yo mismo he conocido a gente que ha pasado de ser taurino a ser vegano y vegetarianos que han vuelto a comer carne. No hay datos que avalen dicha hipótesis; sino la contraria: la mayoría de los vegetarianos suelen desistir antes de convertirse en veganos porque carecen de los motivos éticos imprescindibles y asumen unas dietas demasiados estrictas.

«Están discriminando»

Explicar no implica «superioridad», «perfección», «soberbia» ni una mentalidad atrasada con ganas de etiquetar a los demás. Las desgracias a los animales no humanos se inician por no darles el respeto que merecen; un respeto que vulnera la práctica del vegetarianismo al explotarlos (usarlos como recurso) para obtener sus secreciones. En vez de enfadarse con quienes muestran la realidad, deberían cabrearse con las posiciones que promueven su explotación. Aquí no sembramos discordia; discordia siembran quienes prefieren cornear antes que hacer autocrítica. Parece que llaman «imponer» a todas las ideas y acciones que vayan en contra de imponer su explotación a los nohumanos.

«Sé que soy cómplice pero también está bien»

La enorme heterogeneidad de respuestas sin sentido común nos indican lo contrario: se requiere incidir más en esta cuestión para que dichas víctimas puedan estar a salvo. Todo les parece irrespetuoso. Explotar a otros animales eso no les parece nada irrespetuoso. Lo peor radica en que afirman ser conscientes de lo que hay detrás de los huevos y la leche. Vemos que mienten: sólo se miran el ombligo.

«Un trato mejor que incluso en libertad»

Muchos vienen a nuestras páginas sin siquiera saber qué defendemos. No decimos que la explotación animal sea necesariamente «maltrato animal» (concepto bienestarista); nosotros explicamos que la explotación animal es inherentemente injusta debido a que quebranta el principio de igualdad. Nadie querría ser un esclavo bien tratado; sino ser libre. Todos los animales no humanos sienten y padecen, y cuentan con intereses inalienables tales como la libertad, la defensa de su integridad y el deseo de vivir.

No contamos mentiras ni exageraciones. Por el contrario, nos relatan un fantasioso mantra bienestarista que defiende una esclavitud de color rosa. Todos esos animales terminan en el matadero. Los humanos no tenemos ninguna legitimidad para preñar vacas ni hacerles nada. Parece que, para algunos, las vacas debieran estar incluso agradecidas de que sólo las embaracen de vez en cuando.

«No consigo ser vegana por la ideología de sus miembros»

Estupideces de una vegetariana para no dar el paso hacia el veganismo

El respeto que merecen las víctimas no depende de cómo a alguien le caigan otros humanos. Es como si se dijera: «no he dado el paso hacia dejar de asesinar porque todos los humanistas son unos elitistas engreídos que no me convencen». Uno no tiene que convencerse, su obligación moral es ser justo tanto con humanos con otros animales y eso no depende de que unos u otros sean de una u otra forma. Si quieren dejar de causar víctimas, entonces háganse veganos. El mensaje es claro. Ocurre que la mayoría prefiere exaltarse antes que entenderlo.

Por otra parte, el veganismo no es una cuestión de grados; sino de justicia. Se refiere exclusivamente al cese de la explotación animal. No abarca todos los Derechos Animales. El coltán y otras acciones hacia humanos o circunstanciales no son materia del veganismo.

En dicho sentido, uno de los alegatos más frecuentes es el referido al aceite de palma. El vegetarianismo implica explotación animal directa; pues a tales animales se los usa como recursos para nuestros fines. Cuando se consume aceite de palma, el humano no está pagando necesariamente para que exploten orangutanes. Todo lo relacionado con ellos es una consecuencia de una gestión injusta e ineficiente, no culpa de los veganos ni otros por causas circunstanciales. Un vegano, por definición, no causa explotación animal directa. No paga para que los orangutanes sean esclavizados y, desde luego, tanto un comelotodo como un vegetariano causan infinitamente más daño cuantitativo a los animales no humanos y al medio ambiente.

La gota que colma el vaso

Qué consideras ofensivo - Vegetarianos

De entre todos los ejemplos cuales presenciamos a diario, hay algunos especialmente sangrantes por el cinismo que denotan sus palabras. A diferencia de otros comentarios, éstos no sugieren ni una muestra de reflexión o atisbo de consideración hacia los animales no humanos. Justo lo contrario, vienen a decirnos cómo nos atrevemos a cuestionar su legitimidad para explotar a las víctimas. Se arrogan una potestad y la reivindican mediante ataques.

«Tengo derecho a explotar porque soy rescatista»

Vegetariana-hipócrita-máxima (nombre omitido)

Estoy-orgullosa-de-ser-vegetariana-y-explotar-vacas (nombre omitido)

Este tipo de comentarios con tantísimos errores conceptuales evidencian que el mayor problema del vegetarianismo es que está conformado por sujetos tan especistas como el resto de la sociedad. No sabe qué significa «explotación». No hay una forma de explotar «con cabeza»; sólo cabezas que se sienten con la conciencia tranquila al pensar que ya son justos y que hacen suficiente. Todo uso de ellos es explotación. No son sus gallinas ni vacas. No son sus esclavos; son productos que pertenecen a tales animales. Los casos personales no constituyen reglas generales. Casi todo el mundo puede ser vegano. No se trata de un problema de metabolismo; sino de mentalidad.

Por si no le hubiese bastado con mostrar su ignorancia, sigue a la carga esgrimiendo los argumentos falaces más trillados e infantiles que uno pudiera imaginar. Comete una falacia ad populum, incurre en una falacia del término medio. No tiene derecho a beneficiarse de ellas. Eso no es «rescate»; sino pasar de que las exploten otros a hacerlo uno mismo. Continúa colgándose medallas como si sólo ella rescatase animales no humanos o trabajara en albergues. Y, ante todo, señala esa razón como argumento para usar vacas y gallinas como sus esclavas. Yo me he dejado cientos de euros aun siendo estudiante y sin trabajo. Sin embargo, no encuentro relevante ir vacilando de ello a los cuatro vientos y, ni muchísimo menos, utilizar esta basa para situarme en un pedestal de cuasiDios.

Si le importan las víctimas, que sea vegana, que no intente justificar sus acciones porque sea una «buena samaritana». Lo cortés no quita lo valiente. O lo que es lo mismo: que haga cosas bien no significa que todo lo que haga resulta correcto o aceptable.

Sin más, aquí termina otra entrada dedicada a señalar la difícil situación en que se hallan los animales no humanos debido a la irracionalidad y egocentrismo de los humanos.

 

2 comentarios en “Veganismo no es vegetarianismo

  1. Emilio

    Hola Adrian:
    Gracias por los capítulos de los dragones. Sobre lo del Veganismo o Vegetarianismo, pues respeto tu manera de pensar. Personalmente no me siento confrontado, me parece buena idea el vivir solo comiendo vegetales y en cualquier momento es posible que yo sea uno de ellos. Hoy en día tomo leche y huevos y quiero decirte algo que he aprendido que se llama respeto. Vivo con mi madre que le encanta la carne y nunca he tratado de hacerla cambiar de parecer, de hecho cuando yo cocino si ella quiere carne o pescado se lo hago. Yo he decidido ser vegetariano”, probarme a mí mismo y si mi ejemplo le sirve a alguien, que lo coja, pero si no, no le rechazo, seguro que tiene muchas cosas que enseñarme. Si estuvieras en la verdad en tu planteamiento respecto a veganismo, no sirve de nada que rechaces a los que no lo són, primero porque tu mismo estas atacando, segundo porque te quedas solo con esa faceta de esa persona o de ese colectivo y rechazas todo lo demás. Tu, con las personas, quizás sin darte cuenta, estas haciendo lo mismo que estas condenando. No es facil aceptar las ideas o costumbres de los demás, eso es lo que está pasando en el mundo, por eso podemos incluso llegar a destruir la humanidad, porque no nos respetamos unos a otros, de hecho no nos respetamos a nosotros mismos. Que tú quieras compartir tu forma de ver la vida, me parece perfecto, pero que quieras imponerla eso es lo mismo que la inquisición que hablando de Dios, te metían en la hoguera si pensabas diferente. Vive tu propia vida y sé coherente contigo mismo, pero permite a los demás que encuentren su camino. Un abrazo.

    Contestar
    1. Adrián López GaleraAdrián López Galera Autor del artículo

      Hola, Emilio:

      Como he explicado muchas veces a lo largo de los años, se incurre habitualmente en la falacia del respeto. Casualmente, escribí hace dos días una entrada sobre este punto: http://elguardiandeloscristales.com/wordpress/la-falacia-del-respeto/

      Me acusas de algo que, de hecho, explico en el propio artículo: aquí no se rechaza a nadie. El activismo, por definición, no consiste en criticar a personas; sino condenar acciones, comportamientos y creencias. El respeto es un concepto que se refiere a la integridad de los individuos; no a sus actos ni ideas. Si alguien, por ejemplo, cree que los negros son seres inferiores o que está bien cometer canibalismo, ni yo ni nadie tendría “respetar” eso. De la misma manera, tú me invitas a tolerar acciones injustas simplemente porque lo hacen otros individuos. Eso carece de lógica y de sentido ético.

      Las acciones que perjudican a otros sujetos no son tolerables. Consentir una injusticia no nos convierte en tolerantes, sino en indiferentes o cómplices de la misma (según el caso). Cuando un ser humano participa en la explotación animal está usando a otros animales (sujetos) como recurso para sus fines. El ser humano de turno está vulnerando el respeto que ellos merecen como individuos (integridad). Pedir respeto hacia quienes participan en la explotación animal equivale a pedir un vacío ético; pues los individuos humanos no tienen ninguna legitimidad para vulnerar la integridad de otros porque sí. No es nuestro “respeto” practicar tales acciones.

      Me diriges esta crítica porque, sencillamente, hablamos de animales no humanos. Si nos refriésemos a blancos que atacan negros o cualquier cosa por el estilo, jamás se te ocurriría comentar “¿cómo se ocurre rechazar a quienes golpean negros?”. Me imagino un comentario típico del siglo XIX, cuando los no-blancos ni siquiera estaban considerados como seres humanos.

      Lo que trato de explicar lo considero sencillo: el respeto es inherente al individuo, no a sus acciones. Nosotros les causamos un daño absolutamente evitable porque nos creemos con derecho a hacerlo por no ser humanos (especismo). Si tú pretendes ser justo con ellos, no necesitas sólo una dieta vegetal; sino dejar de verlos como seres inferiores. La mayoría de la gente asume que su único deber para con ellos es darles un trato “aceptable” y un asesinato rápido. Este tipo de mentalidad se denomina bienestarista (deriva del utilitarismo moral) y es una contradicción ética: ninguno de nosotros querría ser un esclavo bien tratado ni morir sin dolor; sino ser libre y vivir en paz.

      Todos los animales compartimos tres intereses inalienables: búsqueda de la libertad, defensa de la integridad y deseo de vivir. Toda acción por la cual un sujeto vulnere tales intereses en un tercero son injustas. Lo que hagan otros animales es irrelevante porque ellos no son agentes morales (no alcanzan el nivel de conciencia necesario para asumir sus actos); sin embargo, tú sí puedes entender que podemos vivir sin explotarlos y que es injusto hacerlo por las razones expuestas a lo largo de éste y otros blogs. Vivir tu camino significa, a mi entender, “vivir sin perjudicar a los demás”. Quien participa con conocimiento de causa en la explotación animal está perjudicando a los demás e impidiendo que tales animales tengan otro camino que no sea el matadero. No se trata de un asunto “personal”; sino de una mentalidad personal que nos lleva a justificar atrocidades que jamás justificaríamos para nosotros o para otros que tuviesen nuestra piel. Las bases de la discriminación moral siempre son iguales.
      Podrás obtener más información en los blogs de Filosofía Vegana, Lluvia con Truenos y Enfoque Abolicionista:

      http://filosofiavegana.blogspot.com.es/

      http://lluvia-con-truenos.blogspot.com.es/

      http://enfoqueabolicionista.blogspot.com.es/

      Un saludo cordial.

      Contestar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *