Mi anécdota con una libélula

Anax imperator - OdonatosFotografía de un ejemplar de la especie que ayudé.

Salvé la vida de una libélula casi por casualidad

Esta mañana, cuando iba a comprar pan para la familia después de sacar a pasear al perro, me topé con una libélula bastante grande (10 cm) que yacía posada sobre la acera. Al instante me detuve para observarla y me fijé en que se lamía las patas delanteras (tienen tres pares) y se frotaba el ojo derecho con insistencia. Puse mi dedo por delante de ella y no dudó en aferrarse quietamente.

Una vez de cerca, vi que parecía tener una excrecencia alrededor del ojo que cubría además la antena derecha. No sabía si se trataba de un pellejo causado por una herida, un tumor o cualquier otra cosa. Así pues, dubitativo, decidí subirla a mi vivienda por si podía hacer algo.

Le puse la cabeza bajo un leve chorro de agua. La libélula seguía frotándose con insistencia. Se asemejaba a un pobre perrito con una pulga entremetida por encima del hocico.

Estaba preocupado por desconocer si debía o no acompañar sus movimientos e intentar arrancarle aquel pellejo. Temía causarle una infección o que perdiese el ojo. Debido a que el animal no paraba de intentar quitárselo y había un filo ligeramente levantado, decidí atreverme.

Con pulso, desinfecté con alcohol una aguja y, mientras se aferraba a mi índice con sus seis patas, introduje la punta de la aguja entremedio del ojo y la excrecencia y fui tirando hacia fuera con cuidado. Me percaté entonces de que se trataba de algún material firmemente pegado, pudiera ser hojarasca tignada de barro reseco. Con decisión, rebañé los bordes del pellejo y se lo arranqué entero. La antena que permanecía cubierta volvió a situarse simétricamente con su homóloga izquierda y el ojo del animal estaba casi limpio. Le coloqué de nuevo la cabeza bajo un suave chorro de agua y, tras comprobar que tenía buen aspecto, salí de casa para llevarla a un parquecillo cercano que se sitúa junto a la dársena del río Guadalquivir.

Me preocupé por buscarle en un lugar relativamente seguro frente a aves y roedores. Busqué un sitio con sombra entre algunos arbustillos y traté de dejarla sobre una ramita. La verdad es que no quería separarse de mí, pues mientras deslizaba mis dedos volvía a trepar por mi mano en vez de quedarse sobre la rama. Finalmente, me alejé con calma y continué con mis labores.

Ahora que escribo esto, dos horas más tarde, espero haberla ayudado y que pueda continuar con su vida normalmente. Estos hechos hubieran quedado mejor retratados con alguna fotografía; pues somos una generación influenciada por los medios audiovisuales y todo nos entra mejor por la vista, sin embargo, mi prioridad distaba mucho de ponerme a hacer fotos como si fuese un mero objeto. No me gusta el postureo.

Con esta experiencia deseo denunciar la creencia generalizada de que los insectos no sientan o sean muy diferentes a los animales vertebrados. No cabe explicar por qué mucha gente piensa que son como autómatas. Basta con observarlos con empatía y conocer hechos científicos para entender que tratan de defender su integridad y vida como cualquiera de nosotros. Por ello, no nos olvidemos de estos animales, los más vilipendiados de entre todos y asesinados en cantidades incontables para nuestros cálculos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *